Doctor, me duele la reputación online, ¿es grave?

Posted on mayo 3, 2012

0


Llevas varios días notando un ligero descenso en el número de interacciones entwitter, tu muro de Facebook cada vez está más inactivo y los comentarios en tu blog han ido espaciándose en el tiempo hasta casi desaparecer. Hoy compruebas con cierto desasosiego que tu índice de relevancia online ha perdido enteros… No sabes qué ha podido pasar, has sido obediente, hasta ahora habías seguido a pies juntillas las indicaciones de tu especialista en marketing online ¿qué ha podido pasar?¿es grave, doctor?

Que no cunda el pánico, no tiene por qué ser una enfermedad terminal, el Social Media está en constante evolución, tienes que saber que lo que hiciste ayer no tiene por qué servirte para hoy, y todavía menos para mañana. Has de consultar periódicamente a tu médico en social media y renovar el tratamiento a menudo.

Cuenta con verdaderos especialistas en cada área; un enfermero puede ser capaz de vigilar al paciente y mantener sus constantes vitales dentro de la normalidad, pero necesita las indicaciones de un médico que le indique cuál es el tratamiento más adecuado y controle su evolución.

Ante una emergencia debes contar con un protocolo de primeros auxilios, la primera reacción posee una importancia vital. Conviene que estés preparado y sepas cómo reaccionar.

Es necesario realizar un pormenorizado análisis de la situación y comprobar si los niveles están dentro de los parámetros normales. El descenso del índice de notoriedad puede haberse debido a una circunstancia puntual, para cuya solución bastaría con cambiar el tratamiento, recurriendo a mensajes más creativos, acortando los tiempos de respuesta e introduciendo pequeñas dosis de empatía, a modo de aliciente. Se trata de no caer en la monotonía, sino de hacer crecer el engagement y aumentar así la visibilidad de la marca.

Si se trata de dolor agudo, centrado principalmente en la repercusión de nuestras acciones en redes sociales, el tratamiento se debe encargar de aliviar ese malestar y conseguir una mayor interacción por parte de los usuarios; que hablen más de nosotros. Diseñaremos nuevas acciones en redes sociales, más activas, que atraigan a los usuarios y los impulsen a participar.

Si sientes malestar generalizado, notas que todo está en tu contra, te retumban los oídos con comentarios negativos hacia tu marca; sientes escalofríos al ver cómo tus gráficas de monitorización se llenan de menciones en absoluto agradables y los delirios de la fiebre te hacen ver que tu TL está plagado de improperios; definitivamente, estás ante un virus. Has sufrido el ataque de un troll. Hay que actuar de inmediato, ir al fondo del asunto y tratar el problema desde la raíz. Tienes que evitar a toda costa que su alcance se extienda y propague su maldad. Para estos casos, no existe la píldora mágica, tienes que pasar la enfermedad. Controla sus efectos y poco a poco irás reduciendo su efectividad, irá perdiendo fuerza y morirá por sí mismo, es cuestión de tiempo. Para que no se repitan estos ataques, es conveniente que te vacunes previamente. La prevención hará que, si vuelve a aparecer, los efectos causados sean mucho menores, más fáciles de controlar.

En el caso de que todo parezca normal, que la evolución sea favorable, siempre tienes que ir más allá y reforzar la salud de tu reputación online con algún complemento vitamínico o aporte energético extra. Dale una inyección de renovada vitalidad proponiendo acciones innovadoras a tus usuarios, escúchales y adapta tu mensaje a sus intereses. También conviene que lleves una vida sana y equilibrada, practica algún ejercicio para dar vida a tu TL, aliméntalo con contenido de variada naturaleza, no te quedes en el simple texto o la imagen estática, crea vídeos, presentaciones dinámicas, atrévete con las aplicaciones.

¿Cuál es el estado de salud de tu reputación online? ¿qué enfermedades ha sufrido? ¿qué tratamiento es el que mejor te funciona?

Fuente: http://www.puromarketing.com/

Anuncios